Imprimir esta página

Card. Parolin pide a la ONU un compromiso auténtico en la búsqueda del bien común

23 Septiembre 2020
Publicado en Noticias y actividades
Con motivo del 75 aniversario de la ONU, el Secretario de Estado Vaticano envió un videomensaje al organismo.
 
El cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado, en nombre de la Santa Sede, intervino con un videomensaje en las conmemoraciones del 75 aniversario de la Organización de las Naciones Unidas en Nueva York, que hoy inicia su asamblea general en modo virtual a causa de la pandemia.
 
“La difícil tarea de la búsqueda del bien común sigue guiando a los miembros de las Naciones Unidas que, tras 75 años de historia y compromiso con los derechos, la justicia y la paz, siguen siendo una organización necesaria para responder a las esperanzas de los pueblos”, afirmó.
 
En su mirada histórica, el cardenal recuerda las esperanzas de paz y armonía entre los Estados, con las que los pueblos del mundo miraron a las Naciones Unidas en los últimos decenios, esperando un respeto cada vez mayor de la dignidad humana, la cercanía, el cuidado de la pobreza, el sufrimiento y el progreso de la justicia, todos ellos valores fundacionales a los que las Naciones Unidas han tratado de dar una expresión concreta a lo largo del tiempo.
 
También la contribución de la Santa Sede en este largo período -señala el Secretario de Estado- nunca falló en cuanto a apoyo y participación, desde 1964, cuando fue reconocida como Estado observador. Los Papas -recuerda el cardenal citando a Pablo VI, Juan Pablo II y el papa Francisco- siempre instaron a esta “noble institución” a ser un “centro moral” donde cada país pudiera “sentirse en casa”, donde la “familia de naciones” se reuniera y donde la “comunidad internacional, en un espíritu de fraternidad y solidaridad, avanzara con soluciones multilaterales a los desafíos mundiales”. 
 
Porque, como dejó claro la pandemia del COVID-19, no podemos “seguir pensando sólo en nosotros mismos”, debemos trabajar juntos para superar el sufrimiento más grave del mundo, “conscientes de que la carga que llevan algunos concierne necesariamente a toda la familia de naciones”.
 
Lo que cabe señalar de estos primeros 75 años de las Naciones Unidas, en palabras del cardenal Secretario de Estado, es el compromiso de proteger y promover el derecho y la justicia en el mundo contra “la guerra y la violencia”, llevar alimentos a los que no los tienen, “proteger nuestro hogar común” y “avanzar en un mundo de desarrollo humano integral”. 
 
El cardenal Parolin no dejó de mencionar la labor de la ONU en defensa del derecho esencial a la libertad religiosa y el compromiso para que la diplomacia y el diálogo puedan resolver las guerras y los conflictos y reparar lo que la violencia destruye.
 
En la historia de la institución internacional hubo reveses y fracasos. Las Naciones Unidas no son perfectas -señala el Secretario de Estado- y no siempre han estado a la altura de su nombre e ideales, y esto cada vez que los “intereses especiales” han prevalecido sobre la búsqueda del bien común.
 
De ahí la advertencia que el representante del Vaticano dirige a los diplomáticos que se sientan en la Asamblea, no sólo para revitalizar, en un mundo cambiante, el espíritu original de la Institución, sino sobre todo para renovar el compromiso sincero con la búsqueda del bien común a través de un consenso y un compromiso auténticos.
 
A pesar de todo -concluye el cardenal Parolin en su discurso- la Organización de las Naciones Unidas, donde los pueblos se encuentran en el diálogo y la acción común, es hoy más necesaria que nunca para responder a las grandes esperanzas del mundo.